Datos personales

Mi foto

Dorrego Garrido nació de la fealdad y la cacofonía. Actualmente reside en Ciudad Gris y estudia Arquitectura. Os invita a pasar por su blog de literatura, arquitectura, a comentarlos y a proponer sugerencias. 

lunes, 13 de agosto de 2012

Calor

Estimados telediarios: 

Desde mi infancia, cuando todavía era Dorreguito, después de almorzar salía a pasear como de costumbre por las callejuelas medievales del casco antiguo de Córdoba en las tardes calurosas de verano. Realmente no hace falta afirmar que eran tardes calurosas de verano ya que en Córdoba los cuarenta permanecen día y noche durante el estío. Dorreguito saltaba de charco en charco de sombra que creaban las nobles casas para evitar los deslumbramientos verticales del sol mientras mi padre me contaba historias de la ciudad. Cada verano, pese al calor habitual, volvía a Córdoba a visitar a la familia y debo admitir que aquel calor además de insoportable me parecía totalmente normal.

Ahora, desde hace unos años, seguramente coincidiendo con la crisis, los distintos telediarios ofrecen durante el mes de agosto un apartado especial dedicado a una ola de calor ( "¡Qué afectará toda la Península Ibérica!" ) y cada año lo han de anunciar como algo extraordinario. Para sostener tan interesante y amenazadora noticia entrevistan a unos cuantos viandantes de las ciudades más calurosas y les preguntan qué les parece la ola. Da la casualidad que siempre eligen a los que se lamentan y no a los pocos realistas que dicen: "este calor es normal".

De esta manera, los telediarios en vez de explicar e informar (más de lo que hacen) sobre las causas y consecuencias de la crisis económica y financiera o sobre el conflicto en Siria, deleitan y desinforman a la audiencia hispano-hablante con estas entrevistas apuntaladas en contrafuertes de lamentaciones. Evidentemente, del calor todos saben algo, sin embargo pocos saben el porqué de la crisis española o que Siria es un objeto de intercambio en el tratado de Shangai. 

Bajo el sol y a cuarenta grados, año tras año, Dorreguito hubo de deambular sin notar grandes variaciones de temperatura por la antigua Córdoba.

Cordiales saludos, Dorrego Garrido.


PS: Algo curioso es que las lamentaciones sobre el terrible calor son del mismo tipo que la famosa: "Hay que ver los jóvenes de hoy en día ya no son lo que eran...", visto que los jóvenes así como el calor siempre han sido iguales con pequeñas variaciones a lo largo del tiempo.

Agosto 2012



T.B.R

2 comentarios:

  1. http://www.eloscense.com/wp-content/uploads/2012/06/458507_418820274827472_315276376_o.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gran Aleix Saló se me ha adelantado!

      Gracias por haber aportado este enlace!

      Eliminar

Dorrego Garrido en Twitter

Facebook y Twitter

Además de ''sharear'' y de ''twitear'' este blog, puede seguir Dorrego Garrido por Facebook y Twitter. Se le encuentra bajo el nombre de Dorrego Garrido, único en el mundo.